En este divertido juego, su hijo es un verdadero dentista, bajo la dirección del cual hay un hospital para animales. Al pequeño se le confía una labor muy sustancial y responsable: el régimen de los dientes de sus perros chiquitos de 4 patas, cuyos dientes han comenzado a doler bastante gracias a su amor por los dulces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *